Las varices y arañas vasculares son venas dilatadas que se caracterizan por su color azulado o violeta. Su aparición se debe a un fallo en los factores que favorecen el retorno del flujo sanguíneo por el sistema venoso.

Las venas son vasos sanguíneos que transportan la sangre de los tejidos del cuerpo al corazón, al contrario que las arterias. Estas venas contienen unas válvulas que además de funcionar en un único sentido se encargan de que la sangre circule. Si estas se lesionan, la sangre puede acumularse formando las llamadas varices.

Pero… ¿Qué puede provocar la lesión de estas válvulas? Existen diversos factores que influyen en el desarrollo de las venas varicosas en las piernas. Unos son inevitables y dependen de factores hereditarios, de la edad, etc. Pero otros si se producen cambios en el ritmo de vida de las personas se pueden llegar a prevenir.

¿Qué factores afectan a la aparición de varices y arañas vasculares?

  • Edad: Inevitablemente con la edad aumenta el riesgo de desarrollar diferentes tipos de venas varicosas, afectando más directamente a los mayores de 50 años.
  • Cambios hormonales: El riesgo de desarrollar varices aumenta durante el embarazo y en los periodos menstruales debido a los estrógenos (hormonas femeninas).
  • Genética: Las personas con antecedentes de varices en la familia tienen el doble de posibilidades de desarrollar esta enfermedad vascular que las que no los tienen.
  • Obesidad: El sedentarismo además de desarrollar problemas de sobrepeso y obesidad influye negativamente en la aparición de venas varicosas. Una persona con problemas de peso que no realiza prácticamente ninguna actividad física es más propensa a padecer problemas circulatorios, los cuales provocan una rápida acumulación de sangre en la venas haciendo que estas se hinchen.
  • Estreñimiento: La dificultad a la hora de defecar implica realizar un gran esfuerzo, generando una presión que afecta a los vasos sanguíneos, lo que puede conllevar la aparición de varices o hemorroides.
  • Estar de pie de forma continuada: Esta postura es la culpable de aumentar la presión de la columna venosa y dificultar de esta manera el ascenso de la sangre al corazón.
  • Anticonceptivos orales: Fomentan retención de líquidos, generando un mayor volumen sanguíneo.
  • Exposición al sol o calor: El calor influye directamente en la aparición de varices. Para prevenirlas es importante evitar las fuentes de calor como: saunas, duchas calientes o depilación con cera caliente.
  • Vestir con ropa ajustada: Este tipo de ropa tan ceñida dificulta una correcta circulación sanguínea.

Para más información sobre las varices y arañas vasculares ponte en contacto con nosotros ¡Resolveremos todas tus cuestiones!