“La exposición prolongada al sol conlleva problemas en la persona que padece de Insuficiencia Venosa Crónica”

Comienza el verano y todos estamos deseando la llegada del calor, ponernos morenos, la playita, pero… ¿Piensan lo mismo los pacientes con Insuficiencia venosa? Te contamos como afecta el verano y las altas temperaturas a las varices ¡No te lo pierdas! Además te damos unos útiles consejos para atenuar su aparición en esta época del año.

Varices en verano

Más allá del mero concepto estético, las varices son un problema de salud que requiere de cuidados especiales y de una mayor atención durante la época calurosa del año. Y es que el sol y el calor producen un efecto negativo en las venas, dificultando el retorno venoso y ocasionado así un aumento de las molestias, hinchazón, cansancio, etc.

Como sabéis las venas cuentan con un sistema de válvulas que, al cerrarse, comprimen los vasos sanguíneos y hacen que la sangre fluya en sentido ascendente. Pues bien, las altas temperaturas y el calor provocan una vasodilatación de las venas o un aumento del calibre de estas, lo que dificulta que las válvulas las puedan cerrar totalmente, impidiendo la correcta llegada de la sangre al corazón. Si a estas circunstancias se le añade que nuestra propia musculatura de por sí impulsa la sangre hacia abajo, las venas se deformarán aún más y los problemas relacionados con el retorno venoso se agravarán.

¿Entonces qué puedo hacer con las varices en verano? ¿Cómo puedo prevenir su aparición o aliviar sus síntomas?

Consejos para prevenir o tratar las varices en verano

Son varios los consejos que se deben tener en cuenta durante el verano y que sin duda te ayudarán a mejorar los síntomas propios de las varices, tales como: picor, hinchazón, pesadez y dolor. ¡Toma nota!

  1. Evita las exposiciones prolongadas al sol, sobre todo estando tumbado.
  2. Usa protección solar alta.
  3. Date paseos por la arena de la playa.
  4. Báñate de vez en cuando, el agua fría ayuda a activar la circulación y mejora la sensación de pesadez y cansancio en las piernas.
  5. Tras el baño aplica crema hidratante en tus piernas.
  6. Acude a la playa en las horas de menos sol.
  7. Sigue una dieta rica en fibras y verduras.
  8. Elimina de tu dieta o reduce lo máximo posible la sal, especias, fritos o picantes.
  9. Tras largos periodos sentado o de pie, túmbate y eleva las piernas.
  10. Aunque sean incómodas debido a las altas temperaturas, utiliza medias de compresión.

En definitiva estos sencillos consejos te ayudarán a prevenir y mejorar la aparición de varices en verano. De todas formas si los problemas o dolores persisten, acude a un médico vascular de confianza, el cual se encargará de valorar las distintas opciones y /o tratamientos más recomendados para tu caso.