¿Estás embarazada? ¿Sientes pesadez y/o dolor en las piernas? ¿Te gustaría saber hasta qué punto el embarazo puede afectar a la aparición de varices? Pues sigue leyendo ¡Te sacamos de dudas!
Antes de adentrarnos en materia, es esencial comprender el importante papel que juegan las venas en nuestro organismo. Al contrario que las arterias, encargadas de repartir la sangre rica en oxígeno proveniente del corazón a todo el resto del cuerpo; las venas, tienen la función de retornar la sangre al corazón. En este proceso toman protagonismo un sistema de válvulas que en el caso de las piernas contrarrestan el efecto de la gravedad, facilitando el desplazamiento de la sangre desde las extremidades al corazón. Ante un debilitamiento o mal funcionamiento de las válvulas el retorno venoso se ve afectado produciendo un estancamiento de la sangre provocando un dilatamiento venoso.

¿Por qué aumenta el riesgo de padecer varices en el embarazo?

Debido a los cambios hormonales que experimentan las mujeres durante el embarazo, las venas se dilatan, dificultando el funcionamiento del sistema valvular, que como ya dijimos facilita el desplazamiento de la sangre al corazón. Además conforme avanza el proceso de gestación, el feto ejerce una mayor presión sobre la vena cava e iliaca ralentizando el retorno venoso y provocando un estancamiento de las toxinas en la zona afectada agravando el proceso.
A sí mismo las hormonas presentes en el embarazo, estrógenos y progesterona actúan, sobre las fibras musculares de las venas inflamándolas hasta otorgarles una forma retorcida y con ondulaciones.

Es conveniente destacar que todos estos factores se ven agravados por la existencia de antecedentes varicosos en la familia, si la embarazada pasa mucho tiempo sentada o de pie y sobre todo en estaciones o épocas calurosas.
¡Dato positivo! Las varices tienden a mejorar tras el parto, sobre todo en aquellas mujeres que no las tenían entes de quedarse embarazadas. Y en el caso de que no sea así ¡No desesperes! existen diversas formas de tratarlas.

Consejos para prevenir las varices

La mejor cura es la prevención, por ello te damos unos cuantos consejos que te ayudarán prevenir su aparición o al menos te servirán para reducirlas lo máximo posible.

  • Haz ejercicio a diario. Ayudará a mejorar tu circulación y favorecerá el retorno venoso.
  • Hidrátate. Es conveniente beber al menos 2 litros de agua al día.
  • Sigue una buena alimentación basada en alimentos ricos en fibras.
  • Evita largos periodos de tiempo de pie.
  • Si vas a estar un rato sentada ¡Mantén las piernas en alto!
  • Utiliza medias de compresión, que son el doble de gruesas que las comunes. Te ayudarán a prevenir la hinchazón.
  • Evita los tacones.
  • Masajea tus piernas y tobillos.
  • Realiza baños de contraste en las piernas.

¿Qué te ha parecido nuestro post? ¿Ha aclarado tus dudas sobre la aparición de varices en el embarazo? ¿Tienes alguna duda más? ¡No te quedes son resolverla! Ponte en contacto con nosotros y el Dr. Chocrón, cirujano vascular de Madrid, resolverá todas tus cuestiones.